Wiki Maya

Animales Fantásticos: El Ajolote y la Cacerolita de Mar

Existe en el mundo una gran variedad de animales fantásticos que solo al verlos nos fascinan. México es uno de los 17 países megadiversos que existen en el mundo, cuenta con especies virtuosas y realmente extraordinarias. Hoy, aquí, te contaremos acerca de dos de ellas que cuando las conozcas no querrás nada más que protegerlas.

Ajolote

El Ajolote (ambystoma mexicanum) es una especie de anfibio de rara apariencia física. Conserva su aleta dorsal de ajolote que se extiende hasta la cola, tiene 3 pares de branquias que sobresalen desde la base de su cabeza, pueden respirar por las branquias, boca, piel y pulmones. Es todo un monstruo evolutivo, pero también por estas cuatro vías puede absorber contaminantes. Se alimentan de insectos, larvas y crustáceos que habitan en el agua, así que raras veces se han visto fuera del agua caminando, no tienen la necesidad de salir.

Lo que hace a estos anfibios unos animales fantásticos, es su extraordinaria capacidad de regeneración. Ellos no cicatrizan. No, no lo hacen. Ellos regeneran miembros completos en cuestión de meses, así como partes de su cerebro o células del corazón. Pueden aceptar trasplantes de otros individuos muy fácilmente, como los ojos y cerebro, y así recuperan totalmente su función. 

Se le considera la fantástica fuente de la juventud. Siguendo con sus peculiares características, los ajolotes no siempre llevan a cabo la metamorfosis. Al ser una especie neotenia puede vivir toda su vida en estado larvario y llegar incluso a reproducirse sin necesidad de transformarse en salamandra.

Estas extraordinarias virtudes han propiciado que este anfibio endémico de México se le encuentre en laboratorios de muchas partes del mundo donde le estudian minuciosamente en diferentes campos como anatomía, genética y evolución, biología celular, entre otras. El ajolote es un modelo para el desarrollo de extremidades en vertebrados.

La especie, en hábitat natural, se encuentra únicamente en el lago de Xochimilco, en CDMX. Lamentablemente al ser un lugar tan concurrido se ha ido contaminando el agua y es prácticamente imposible encontrarlos en estado salvaje. La introducción de otros peces en los canales han aumentado la depredación de los ajolotes, que ahora se encuetran al borde de la extinción.

Cacerolita de mar

Hablar del cangrejo cacerolita de mar (limulus polyphemus) es hablar de un “fósil viviente” ya que han estado en el planeta desde hace 450 millones de años y en todos estos años su forma corporal no ha cambiado mucho. A pesar de su nombre común son familiares cercanos de las arañas y escorpiones, no de los cangrejos. Estos extraños animalitos tienen una coraza en forma de cacerola, una larga y puntiaguda cola que no es venenosa y que utiliza para alimentarse cuando se entierran en la arena, tienen 6 pares de patas que también le ayudan a vivir en el fondo arenososo.

Su distribución se encuentra normalmente en el Golfo de México, extendiéndose desde la Península de Yucatán hasta el norte de las costas de  Virginia y Nueva Jersey.

El lado extraordinario de este artrópodo, además de su gran adaptación y espíritu de supervivencia, es su “sangre azul”. No es una metáfora, la sangre es literalmente azul, gracias a su alto contenido de cobre. Ademas, es la mejor defensa para combatir toxinas y bacterias, con lo que evitan infecciones.

La sangre de los cangrejos caracola de mar se ha convertido en todo un hit en la medicina humana mundial. Gracias a la particularidad de la sangre de poder inmovilizar y aislar patógenos, se está usando como prueba de detección bacteriana. Cada año se realizan millones de inyecciones para detectar virus, hongos y endotoxinas bacterianas en el cuerpo humano.

La contraparte es que, para obtener la sangre de los animales se capturan miles y miles de ejemplares que van directos al laboratorio. Si sumamos los que son capturados por los pescadores, que los utilizan como cebos para atrapar pulpo, el cangrejo caracola de mar lo tiene cada día más difícil para evitar su extinsión.

Existen equipos de científicos que intentan simular las propiedades de la sangre azul para que sanar a los humanos no perjudique a estos animales fantásticos. Nos encanta la variedad de especies y que estos increibles crustáces sigan siendo testigos de la historia del planeta.

¡Si te ha gustado el artículo… compártelo!